Edificios simbólicos se convierten en inmuebles de departamentos de lujo